En España ya es habitual regalar golosinas por Halloween. Es común, en la noche de los muertos, escuchar cómo los niños (y los no tan niños), nos tocan al timbre para pedir golosinas. Esta es una costumbre que viene de América y que mueve unos 300 millones de kilos de chucherías a nivel mundial.

¿Sabes de dónde viene la tradición? A continuación, la vamos a estudiar.

¿De dónde viene regalar golosinas en Halloween?

Una de las teorías más aceptadas es que todo tiene un origen comercial y que la venta de golosinas se vio impulsada por las fábricas de golosinas, buscando un momento en el año qué hacer sueño.

Y es que, si retrocedemos 100 años en el tiempo, las personas tan sólo podían comer dulces en dos periodos del año: En Navidad y en Semana Santa. Por eso, se buscaba un nuevo día para impulsar la venta de caramelos y así se cree que se pudo inventar el Día de los caramelos.

En un primer momento se celebraba el segundo sábado de octubre y lo cierto es que no tenía nada que ver con los caramelos en sí, sino que se celebraba la exaltación de la amistad. Para celebrar la amistad se hacían regalos entre personas y las golosinas eran los más recurrentes.

Más adelante, empezó a llamarse Día de los caramelos (Candy Day) y fue así hasta a los años 50. A lo largo de la década de los años 70, como las familias ya no tenían tiempo para hacer golosinas, las compraban ya hechas, incluso hasta a granel.

Otra teoría: el instinto natural de consumir azúcar

Pero hay otra teoría, formulada por el historiador Bet Kimmerle, quien asegura que la costumbre de regalar y consumir golosinas en noviembre podría tener un origen antropológico y que se relaciona con el instinto natural de consumir más azúcar de cara al otoño.

Según se sabe tras las referencias que se han encontrado, las comunidades ancestrales usaban azúcar y miel como métodos de conservación para los alimentos de cara al invierno, por lo que los dulces eran una parte importante de las dietas por aquel entonces. La idea de esta fórmula de conservación era prepararse ante la escasez de comida fresca cuando llegase el invierno.

Estas son las 2 grandes teorías que explican el origen de Halloween o el día de los caramelos.