Cerdán es una marca especializada en golosinas que aparece en el mercado en el año 1914, especializándose en la confección y en la comercialización del caramelo duro. A lo largo de los tiempos hemos podido ver cómo su catálogo se ha ido ampliando, creando todo tipo de artículos con los que llegar a un público infantil o adulto. También se especializan en la confección de caramelos personalizados, adaptándose a lo que busca cualquier tipo de consumidor.

Inicialmente fundada como empresa familiar, Cerdán adaptaría su manera de funcionar a las tecnologías presentes en cada momento del tiempo. Esto, en combinación con la imaginación de la que hacen gala y de su sofisticado cuidado artesanal, les ayuda a dar forma a un producto único, original, con un sabor increíble, que cada vez cobra más seguidores a lo largo del mundo. De hecho, las golosinas Cerdán han conseguido llegar ya a nada menos que 35 países y todo parece indicar que este número se seguirá incrementando más con el paso de los siguientes años.

Calidad de las golosinas Cerdán

Cualquier persona que haya probado estas golosinas se habrá dado cuenta de que tienen algo de especial, que no son las clásicas chucherías que se pueden comprar en cualquier establecimiento.

La marca nos revela que, para la confección de sus productos, tan sólo se utiliza materia prima de la máxima calidad posible. El proceso de elaboración está sometido a un riguroso control de hasta el más mínimo detalle, para que todo salga tal y como se ha estipulado, desde el momento en el que se empieza a idear el producto, hasta que se envuelve, se transporta y llega a su destino.

Las golosinas Cerdán cuentan con certificaciones de calidad BRC, ISO-9001 y APPCC.

Compromiso

Tratan el concepto de calidad en su significado más amplio; se comprometen con el cliente al asegurarle que tan sólo diseñan un producto seguro y legal, que deje satisfecho al usuario, pero que al mismo tiempo le garanticen el máximo control durante su consumo y una buena atención al cliente con la que podrán consultar sus dudas.

Todo el personal ha sido formado para que cumpla con las normas de Calidad, de Salud Laboral, de Seguridad Alimentaria y de Productos Sanitarios no Activos que son exigidos por la legislación. De esta forma, se prevendrá cualquier posible error que pueda producirse y se actuará cuanto antes en el caso de que se llegue a dar.

Instalaciones de la compañía

Cerdán se trasladaría a unas nuevas instalaciones en junio del 2005. Estas abarcan una superficie de 20.000 m2, lo que permitiría a la marca apostar por innovadoras líneas de producción, además de mejora su capacidad de producción, llegando hasta a los 22.000 kg de golosinas diarias.

Sólo trabajando de esta manera pueden conseguir que los clientes, competidores y personas que conocen la marca puedan considerarla como un ejemplo de calidad, de confianza y buen sabor y de buenos precios.

Apuesta por las golosinas Cerdán y todo serán ventajas.